Flores de Bach Acebo

Hoy vamos a comenzar una serie de artículos, para hablar sobre las Flores de Bach, vamos a ir explicando los diferentes remedios para los que se aplican, para que conozcas un poco más acerca de ellas.

Comentar también que a través de los teléfonos 806-52-00-84 y por VISA en los números 931-000-772 y 902-565-709, podéis hablar con Pedro Rodriguez, y os puede asesorar en que flores de bach deberiais de tomar, para vuestro caso concreto.

Somos especialistas en Flores de Bach, por lo tanto, podéis llamarnos y hablar con Pedro, para que te recomiende la que necesitas en tu caso.

Hoy vamos a hablar sobre el Acebo. Para el tratamiento de la sensiblidad exarcebada.

Pertenece a la familia de las Aquifoliáceas. El acebo es una árbol de hojas perennes, duras y ovales de contorno espinoso y que puede alcanzar los 10 metros de altura. Florece de abril a junio, con florecillas blancas con ligeras estrías rosadas que nacen en ramilletes en las axilas de las hojas. Florece de abril a junio y aparece en zonas sombreadas. Puede encontrarse fácilmente en barrancos, cerca de encinas y robles. Crece en zonas de hasta 1500 metros de altitud.

¿Para que nos puede ayudar el Acebo? Nos puede ayudar si tenemos algunos de los siguientes síntomas:

Odio
Envidia
Celos
Sospechas
Carencia de afecto
Desconfianza
Desprecio hacia si mismo
Sufrimiento por pensamientos negativos
Sufrimiento por sentimientos negativos

Perfil de la persona que necesita de este remedio:

Este remedio ayuda a ahuyentar las influencias negativas procedentes del interior. El individuo que necesita este remedio es una persona atormentada por sus propios sentimientos negativos.

Es la esposa esclava de sus celos que controla cada movimiento del marido, espiando cada uno de sus gestos, sospechando cada palabra; la colega envidiosa, que vive en el odio, en la antipatía mal oculta; el niño que tiene ataques de cólera ante el hermanito recién nacido, la persona que busca el éxito a toda costa y siempre está rabiosa ante los triunfos del prójimo.

Puede decirse que es el remedio indicado para las almas envenenadas. Actúa sobre los corazones endurecidos por la sospecha, sobre las mentes que trabajan contra ellas mismas buscando siempre pruebas de la terrible sensación, generalmente infundada, de tener al mundo en contra.

Envidia, sospecha, celos, son en realidad sentimientos que todos experimentamos, con una intensidad mayor o menor, más o menos frecuentemente. Reconocerlos en nosotros es la manera de considerar y valorar nuestra necesidad de amor.

A menudo, por ejemplo, los celos no son sino el temor desesperado de perder a la persona que cuenta mucho para nosotros, hallada después de una dolorosa búsqueda.

La envidia, a veces, es solo una manifestación del complejo de inferioridad que llevamos dentro y nos induce a creer que los demas son mejores. La sospecha es indicio de inseguridad, y el odio es el amor petrificado.

Desde que nacemos, todos tendemos al amor, pero a menudo este sentimiento se apoya en una serie de equívocos y malentendidos, porque el amor nunca se posee, ni finge ni implora. El amor es energía, y un potencial para liberar en nuestro interior lo que solo desbloqueándose se convierte en certidumbre.

Efectos sobre el paciente al realizar este tratamiento:

Nos defiende de los sentimientos negativos, no quitándoles o suprimiendolos, sino sencillamente desarrollando los aspectos positivos que llevamos dentro. En efecto, nada puede resistirse al amor. Promueve todo el amor por uno mismo, a fin de que nos acepten por los que somos, sin compararnos con los demás. Eliminando el hastío de nuestro interior. Permite a la cara relajarse, perder la expresión ceñuda y volver a adquirir la fascinación natural de quien esta bien consigo mismo. Actúa como catalizador; se prescribe, en efecto, en todos los casos en que no esta claro el remedio a adoptar o cuando parece necesario dar muchos remedios. Generalmente debe aplicarse a las personas activas y energéticas.

Por: Pedro Rodriguez Tarot Tu Ángel de la Guarda.