Las Flores de Bach. Brezo.

Pertenece a la familia de las Ericáceas. De bello color verde, este arbusto tiene las hojas pequeñas y muy próximas unas a otras, sus flores, muy pequeñas, son de color lila o rosáceo y crecen formando ramilletes terminales. Florece en verano y puede encontrarse en laderas y llanuras de suelos ácidos, no calcáreos de toda la península y puede crecer en zonas de hasta 2500 metros de altitud.

Las personas que necesitan este remedio solo se preocupan por si mismas y usan a los demás como válvula de escape para sus problemas personales. Son pésimos oyentes porque en realidad solo ansían hablar de ellos mismos, sin hacer caso a los asuntos ajenos. Cuentan sin empacho toda su vida al primero que llega. Es fácil reconocerles por la manera como hablan: de prisa, como comiéndose las palabras, como temiendo no tener tiempo de decirlo todo.

En realidad, no son importantes las cosas que cuenta, sino el hecho de contarlas, porque con las palabras se descarga del ansia que lleva dentro. Todos atravesamos momentos en que necesitamos desahogarnos, y charlamos largo rato por teléfono con el amigo del alma.

Esto no es malo porque estos momentos son episódicos, y no constituyen un modelo de conducta única. El que necesita este remedio, en cambio, posee la habilidad de manejar las situaciones de forma que el sea siempre el centro de la atención general, haciendo que sus problemas sean los que centren el peso de la conversación. Aunque oculto detrás de una aparente autonomía, el verdadero problema es la dependencia afectiva, o sea el que necesita cuidados y atenciones continuos. Probablemente, de pequeño, se sintió descuidado, poco amado, y la consecuencia fue el bloqueo de su desarrollo emotivo en esta fase, pues de niño necesitaba desesperadamente cuidados y atención. Hablando sin cesar, tratando de ser siempre el centro de la atención general, solamente trata de redimirse del niño que le persigue, y desea llenar el vacío que siente en su interior. De aquí procede su hambre de afecto, traducida a menudo en autentica hambre de comida. No es raro, en efecto, que tienda a la obesidad y la bulimia.

El problema es que, con su conducta, acaba por obtener exactamente el resultado contrario al deseado. En efecto, después de poco tiempo los demás se dan cuenta de ser solo considerados en función de la atención que prestan y, sintiéndose frustrados, se alejan silenciosamente. Por esto, el afectado, no suele mantener las amistades.

Los síntomas de la persona, que necesita de este remedio son: Soledad, locuacidad excesiva, tendencia a exagerar sucesos y situaciones, excesiva concentración en si mismo, falta de atención a lo que dicen los demás, incapacidad para recordar los nombres de las personas recién presentadas, egoísmo, recurrir a la excusa de una enfermedad, a sucesos trágicos para conquistar las simpatías ajenas, llanto fácil, posesividad, excesiva preocupación por los problemas propios, hipocondría, dolor de cabeza, dolor de estómago, insomnio, obesidad, bulimia.

Este remedio, refuerza el potencial humano promoviendo el sentido de la amistad y crea para con los demás un ambiente de gran empatía a través de la conquista de la independencia afectiva. Mediante estos cambios, las personas suelen infundir serenidad y confianza a quienes les otorgan su amistad y resuelven de este modo el problema de la soledad, pues cuando muestran amor hacia los demás, nunca se ven abandonados.

Por: Pedro Rodriguez Tarot Tu Ángel de la Guarda.