Técnica Para Viaje Astral

Respiración

 

Es preciso utilizar técnicas de respiración preferentemente “pranayama” que nos induzcan a relajarnos. Una forma muy sencilla consiste en tomar aire de forma alterna por las fosas nasales. Para ello inspiraremos y expiraremos primero por el lado derecho, después por el izquierdo y así sucesivamente. Hay que mantener esa respiración durante cinco minutos.

Relajación

 

Estando tumbados o metidos en la bañera, con las palmas de las manos dirigidas hacia arriba, nos concentraremos en las diversas partes de nuestro cuerpo, notando como poco a poco este se va haciendo muy pesado. Comenzaremos ese trabajo por los pies e iremos ascendiendo lentamente hasta llegar a la cabeza.

Concentración

 

En este estado cuando estemos muy relajados debemos imaginarnos un inmenso espacio de color blanco o negro, en donde se encontrara flotando un objeto, al que debemos acercarnos poco a poco y sentir como flotamos alrededor suyo. Otra técnica consiste simplemente en concentrarnos en algún concepto abstracto como la inmortalidad o el infinito. En el momento que comencemos a notar una sensación de sopor, debemos imaginarnos una onda azulada que se extiende a nuestros pies. Esta preciosa luz nos envuelve lentamente a la vez que su calidez se va haciendo presente, este es el momento de salir de nuestro cuerpo a través de las cejas. Si no podemos conseguirlo de este modo, otra forma consiste en visualizar a nuestro doble y transportarnos dentro de el. Las sensaciones en este momento pueden ser muy diversas, pero sobre todo pase lo que pase, hay que continuar relajado. No desespere si no lo consigue a la primera. Recuerde que esta técnica, como cualquier otra, precisa practica y entrenamiento. Además puede iniciarse ejercitando el yoga o la meditación trascendental. Que son ejercicios mediante los cuales también puede conseguirse realizar el viaje astral. De todas formas la manera más sencilla es a través de los sueños. Para ello solamente es necesario utilizar la parte del sueño en que somos conscientes de que estamos soñando…